LAS PATOLOGÍAS DIGESTIVAS SON UNA DE LAS CAUSAS DE MUERTE MÁS COMUNES EN NUESTRO PAÍS.

Cirugía Digestiva


Esta subespecialidad del área de Cirugía se encarga del manejo de enfermedades del tubo digestivo incluyendo el manejo y cirugía de lesiones del esófago, estómago, duodeno, intestino, hígado, vesícula, vías biliares, páncreas, colon, recto y ano.

CIRUGÍA LAPAROSCOPICA

La laparoscopia es una técnica quirúrgica segura, de invasión mínima. La cual está posicionada como la opción idónea para la resolución quirúrgica de la mayoría de las patologías de las vías digestivas.

CIRUGÍA CONVENCIONAL

La Cirugía Convencional es una alternativa a la cirugía laparoscópica, en la cual el cirujano realiza una incisión en la piel y los tejidos para tener acceso a los órganos involucrados.

Cirugías más frecuentes en Vias Digestivas

Como cirujano en vías digestivas, estoy capacitado para realizar todas las intervenciones quirúrgicas relacionadas con la especialidad. En esta sección hacemos una descripción general de las cirugías más frecuentes. Si tiene alguna pregunta, no dudes en ponerse en contacto con mi equipo.

Acalasia
Descripción

Es un trastorno frecuente del esófago y de la unión esófago-gástrica, que puede presentarse a cualquier edad y que afecta por igual a hombres y mujeres.

Es una enfermedad multifactorial que se caracteriza porque el esófago no puede empujar los alimentos hasta el estómago, por la falta de relajación del esfínter esofágico inferior (unión del esófago y del estómago) que impide el paso correcto de los alimentos hacia el interior del estómago, además de alteraciones motrices del propio esófago.

Síntomas

El principal es la sensación de que cuando comemos los alimentos se detienen a mitad del pecho. Esta sensación de presenta de forma esporádica al principio para ir agravándose según avanza la enfermedad, afectando también a los líquidos.

Otro síntomas importantes son la regurgitación de alimentos no digeridos cuando se está acostado o mientras se come; dolor torácico y pérdida involuntaria de peso.

Abordaje

El tratamiento, tiene como objetivo reducir la presión y aumentar la relajación del esfínter esofágico inferior (unión entre el esófago y el estómago) de forma que la comida pueda pasar con más facilidad al estómago.

Consiste la dilatación endoscópica del esfínter esofágico mediante la introducción de un balón inflado en la unión entre el esófago y el estómago. El paciente permanece sedado y con control radiológico durante todo el proceso. Si este procedimiento es insuficiente, se recurre a la cirugía.

El tratamiento quirúrgico para tratar la acalasia se denomina cardiomiotomia de Heller y consiste en la sección de las fibras musculares circulares de los últimos centímetros del esófago y del inicio del estómago (unión esofagogastrica) de forma que disminuye la presión en la zona y los alimentos y líquidos pueden pasar mejor del esófago al estómago, esta cirugía es acompañada de una técnica antirreflujo para evitar que el paciente padezca de reflujo gástrico hacia el esófago producto de la misma cirugía.

Cáncer de colon y recto
Descripción

El cáncer en el intestino grueso (colon y recto) es uno de los tumores malignos más frecuentes a nivel mundial. Es el segundo en incidencia, tras el de pulmón en hombres y el de mama en mujeres. Su incidencia aumenta con la edad.

Cada vez se incrementa el número de pacientes diagnosticados con los programas de prevención y que requieren una resección quirúrgica (extirpación de la zona afectada) como primera línea de tratamiento.

El origen más habitual del cáncer de colon son pólipos que crecen en el interior del colon, que si no son detectados y extirpados a tiempo pueden crecer, inflamarse y progresar a un tumor maligno que puede obstruir el colon o diseminarse en forma de metástasis a otros órganos.

Las pruebas de detección precoz como la colonoscopia, el test de sangre oculta en heces, entre otros, son fundamentales, ya que tratado en sus primeros estadios tienen una tasa de curación cercana al 90%.

Síntomas

Los síntomas del cáncer de colon varían en función de la zona en la que esté ubicado. Los más habituales son la presencia de sangre en las heces, dolor abdominal, cambios en el ritmo intestinal habitual, heces más estrechas (por la presencia del tumor), sensación de evacuación intestinal incompleta y cansancio o pérdida de peso sin causa evidente.

En lo personal, recomiendo acudir al consultorio a la menor muestra de alguno de los síntomas descritos, así como realizar pruebas de detección precoz, como puede ser la colonoscopia.

Abordaje

El tratamiento del cáncer colorrectal es multidisciplinar y requiere la intervención de gastroenterólogos, oncólogos, cirujanos coloproctologos, radiólogos y mi especialidad como cirujano en vías digestivas. Junto a mi equipo hemos aunado todas estas especialidades y cada caso es discutido para decidir el abordaje terapéutico más conveniente.

En la gran mayoría de los casos es necesario intervenir quirúrgicamente para extirpar la zona del colon donde se encuentra el tumor. Esta operación es considerada compleja y se puede realizar por vía laparoscópica o por vía convencional, según el caso.

Nosotros preferimos y priorizamos el abordaje laparoscópico, si el caso tiene indicación, por lo que la recuperación del paciente es más rápida y, por consiguiente, se consigue iniciar rápidamente los tratamientos de quimioterapia cuando es necesario.

Cáncer de estómago
Descripción

Es un cáncer con alta tendencia a diseminarse (realizar metástasis) y cuyo origen no está del todo claro. Se conocen factores ambientales (dietas ricas en alimentos ahumados y salados, pobres en fruta y verdura; tabaquismo; infección por Helicobacter pylori) y factores genéticos, que influyen en la aparición del cáncer de estómago, incluso factores geográficos de los cuales cabe resaltar en nuestro país la zona andina, alta incidencia de esta enfermedad en poblaciones como Lobatera o Michelena, lo cual incluso a atraído investigadores de otras partes del mundo.

Síntomas

Los síntomas del cáncer de estómago no son muy específicos y aparecen cuando la enfermedad ya está en un estado avanzado, por lo que es muy difícil conseguir un diagnóstico precoz.

Los síntomas más habituales son la inapetencia, dolor y molestias abdominales y anemia (pérdida de sangre con las heces). Siempre con una marcada pérdida de peso.

Abordaje

El cáncer de estómago necesita un tratamiento médico-quirúrgico y requiere una estrecha colaboración entre gastroenterólogos, oncólogos, radiólogos y cirujanos especialistas como cirujanos en vías digestivas o oncólogos.

La intervención quirúrgica consiste en extirpar una porción o la totalidad del estómago y el tejido linfático que lo rodea. Es una cirugía agresiva que requiere, en la mayoría de los casos, al menos 5 días de hospitalización, aunque todo depende de la recuperación del paciente.

Es de especial atención el detalle de la formación del Cirujano que realice el procedimiento, ya que la realización de esta cirugía sin el correcto criterio oncológico incide directamente en el pronóstico de la enfermedad.

Cirugía de la Enfermedad Inflamatoria Intestinal
Descripción

La Enfermedad Inflamatoria Intestinal es un conjunto de enfermedades caracterizadas por una inflamación crónica de distintos segmentos tubo digestivo, desde la boca hasta el ano. Entre ellas se encuentra la Enfermedad de Crohn y la colitis ulcerosa.

La primera aproximación terapéutica debe ser médica, reservando la cirugía para las complicaciones que se produzcan como consecuencia de la enfermedad (obstrucciones y perforaciones), o por no poder controlar la enfermedad sólo con medicación.

Síntomas

Los síntomas de la Enfermedad Inflamatoria intestinal son muy variados y van desde el estreñimiento y la diarrea a la pérdida de peso y al dolor abdominal. Sin embargo, existen otros síntomas que necesitan un tratamiento quirúrgico. Es el caso de las obstrucciones intestinales, las perforaciones, los abscesos y las fístulas perianales.

Abordaje

La cirugía para la Enfermedad Inflamatoria Intestinal depende del grado y nivel de afectación (intestino delgado o grueso).

Lo más importante para el abordaje de esta enfermedad es conocer la importancia del trabajo en equipo, reconocer que entre todos trabajando de manera multidisciplinaria y con adecuado y estricto seguimiento los médicos gastroenterologos, coloproctologos, cirujanos digestivos, inmunologos, radiólogos y las especialidades que se adecuen al tratamiento de estas enfermedades, que a pesar de llamarse enfermedad inflamatoria intestinal, involucra al paciente como un todo y así debe ser abordado.

Diverticulosis y diverticulitis aguda
Descripción

Los divertículos son pequeños sacos o bolsas que se producen en la pared del intestino grueso, con mayor frecuencia a la altura del colon sigmoide. Aunque no se conoce con certeza su origen, se han relacionado con dietas pobres en fibra.

Cuando los divertículos se infectan se produce una diverticulitis, que es una enfermedad que necesita atención médica urgente. La divertiticulitis puede ir desde un grado leve, cuando el paciente se recupera con un tratamiento domiciliario a base de fármacos, a un grado agudo o grave, cuando es necesario intervenir quirúrgicamente al paciente de forma urgente.

Síntomas

Aunque en la mayoría de los casos son asintomáticos, los divertículos pueden producir sangrados rectales graves. Además, la diverticulitis aguda puede causar dolor abdominal, malestar y fiebre. En casos graves se puede producir una peritonitis (infección abdominal).

Abordaje

Cuando se producen hemorragias graves o después de episodios a repetición de divierticulitis, está indicada la cirugía. La intervención consiste en extirpar la parte del colon que tiene los divertículos y unir los extremos del intestino, y debe realizarse preferiblemente por vía laparoscópica.

No obstante, la cirugía para tratar la diverticulitis varía según la gravedad de la misma y puede consistir desde drenar un absceso (limpiarlo de pus), resecar parte del colon (extirpar) hasta realizar una colostomía temporal (sacar un extremo del colon por la pared del abdomen de forma que las deposiciones van a parar a una bolsa adherida al cuerpo).

 
Hernia Hiatal
Descripción

La hernia de hiato es un defecto anatómico por el cual la parte donde se une el esófago al estómago se desplaza hacia el tórax por el hiato esofágico (orificio por el que el esófago entra en el abdomen desde el tórax).

Síntomas

Las hernias de hiato suelen ser de pequeño tamaño, de muy frecuente aparición y no producen síntomas importantes. La enfermedad aparece cuando se instaura el reflujo gastroesofágico (ácido del estómago que sube hacia el esófago) y aparecen otros síntomas como el dolor en el pecho, dificultad para dormir acostado, tos crónica y, en ocasiones, problemas en las vías respiratorias.

No tratar esta afección puede provocar daños en el esófago, como la esofagitis (inflamación o irritación) y, en algunos casos, desencadenar lesiones premalignas, es decir con el potencial de evolucionar a cáncer.

Abordaje

La intervención se realiza por vía laparoscópica y tiene por objetivo corregir la hernia de hiato y “abrazar” el esófago con el propio estómago para evitar el reflujo gástrico, siempre de la mano y con estrecho seguimiento del gastroenterologo.

Metástasis hepáticas de Cáncer Colorrectal
Descripción

Las metástasis son "depósitos secundarios" o "extensiones" de tumores que afectan a otros órganos. En este caso esos depósitos se encuentran en el hígado y su origen es el tubo digestivo especialmente el colón y recto que debido a su drenaje venoso (que se dirige al hígado) presenta a este órgano como su deposito de metástasis.

Síntomas

Uno de los principales problemas de las metástasis hepáticas provocadas por un tumor colorrectal es que cursan asíntomáticas, por lo que las revisiones periódicas cuando se ha tenido un tumor previo son fundamentales.

Abordaje

El hígado es uno de los órganos más afectados por las metástasis cuando se ha tenido un tumor en la zona colorrectal, pero también uno de los que más tratamientos aceptan.

En la actualidad, el tratamiento de las metástasis hepáticas es multidisciplinar y engloba la cirugía, la oncología, la radiología intervencionista e incluso el trasplante hepático. Con la combinación de estas especialidades se consiguen supervivencias prolongadas.

Tumoraciones Hepáticas
Descripción

Las tumoraciones hepáticas pueden ser tanto benignas (abscesos, angiomas, quistes simples, quistes hidatídicos, adenomas) como malignas (hepatocarcinoma, colangiocarcinoma). Los principales factores de riesgo para padecer un tumor maligno hepático son la edad, el sexo y la cirrosis de cualquier causa (hepatitis B y C, alcoholismo).

El 80% de los tumores malignos del hígado se desarrollan sobre hígados cirróticos, por lo que una vez diagnosticada la cirrosis hepática es fundamental someterse a pruebas diagnósticas periódicas para tener controlada la evolución de la enfermedad.

Síntomas

Los síntomas de las tumoraciones hepáticas son poco específicos. Suelen consistir en molestias difusas abdominales y sensación de pesadez. Sin embargo, según va aumentando el tamaño del tumor hepático los síntomas suelen agudizarse.

Abordaje

Algunos de los tumores benignos y la mayoría de los malignos necesitan tratamiento quirúrgico, que suele consistir en extirpar la porción del hígado donde se encuentra la tumoración. También existen técnicas menos invasivas (radiofrecuencia, embolización) que pueden ayudar en el tratamiento de estas lesiones. Es importante el tratamiento multidisciplinario entre gastroenterólogos, radiólogos y cirujanos con experiencia en cirugía digestiva y sobre todo Hepatobiliar para el manejo óptimo de estas afecciones.

Tumores Pancreáticos
Descripción

Pueden ser tumores (benignos o malignos) o quistes y pseudoquistes, como consecuencia de pancreatitis. Desgraciadamente, los tumores malignos pancreáticos son muy agresivos, aunque con un diagnóstico precoz y cirugía se puede lograr buenos resultados.

Síntomas

Los síntomas de los tumores pancreáticos son muy inespecíficos (molestias abdominales, digestiones pesadas, cansancio) y cuando producen síntomas evidentes (ictericia, pérdida de peso importante) suele ser sinónimo de enfermedad avanzada.

Abordaje

El tratamiento de los tumores en el páncreas es principalmente quirúrgico. Dependiendo de la localización y extensión de la enfermedad se deben realizar distintos tipos de intervención.

Una de estas intervenciones es la duodenopancreatectomía cefálica, que es una cirugía compleja, pero permite en los pacientes candidatos la extirpación completa del tumor. Este tipo de intervención es uno de las más complejas que se pueden realizar en el campo de la cirugía digestiva.

Vesícula y vías biliares
Descripción

El principal problema que presenta la vesícula y las vías biliares son los cálculos, comúnmente conocidos como piedras. Los cálculos son depósitos duros similares a cristales de roca que se forman dentro de la vesícula biliar provocando obstrucción e inflamación. Estos cálculos pueden ser de tamaño y número variable. En mucha menor frecuencia la Vesícula y las vías biliares pueden presentar además tumores los cuales ameritan manejo urgente y especializado.

Síntomas

Los síntomas de los cálculos biliares y de otras enfermedades de las vías biliares son variados. Pueden ir desde una ligera molestia abdominal con digestiones pesadas hasta fuertes dolores debajo de las costillas cuando se está produciendo un cólico biliar. Uno de los síntomas cardinales de la complicación de una enfermedad biliar es la conocida ictericia o coloración amarilla de la piel, la cual aparece cuando el problema dejo de ser la sola presencia e inflamación de los cálculos y evolucionó a la obstrucción de estos canalículos.

Los cálculos biliares pueden desencadenar una inflamación aguda de la vesícula (colecistitis) o, en el caso de que los cálculos salgan de la vesícula hacia el conducto de la bilis una pancreatitis aguda o colangitis (infección de la vía biliar).

Los tumores de la vesícula y de la vía biliar se presentan como ictericia o coloración amarilla de la piel, malestar abdominal difuso y pérdida de peso.

Abordaje

El tratamiento de primera elección en el caso de los cálculos es la extirpación de la vesícula dañada por vía laparoscópica. Las personas a las que se les ha quitado la vesícula pueden realizar una vida completamente normal sin restricciones en el modo de vida ni en la dieta, ya que el cuerpo se adapta a su nueva situación en poco tiempo.

Si los cálculos quedan alojados en la vía biliar, se practica una endoscopia especial denominada CPRE (colangiopancreatografía retrógrada endoscópica), que permite extraer las piedras sin necesidad de recurrir a la cirugía, la cual queda reservada para casos seleccionados.

Si se trata de tumores de vesícula o de vía biliar el abordaje siempre es quirúrgico si se logra el diagnostico en una etapa inicial o temprana de la enfermedad.

El manejo multidisciplinario es primordial entre el gastroenterólogo el radiólogo intervencionista y el cirujano digestivo hepatobiliar.

 

La cirugía laparoscópica es una realidad, una constante que todo paciente merece.

Mis pacientes siempre la tendrán, como primera opción para su tratamiento, si son candidatos a la misma.